Páginas

Google+ Followers

domingo, 31 de marzo de 2013

LIBRO






Este Libro de piedra es un ejemplo de cómo podemos adaptar la forma de la piedra a casi cualquier objoeto de uso cotidiano. En este caso es algo sencillo, pero si quisiéramos obtener una forma con muchos entrantes y salientes o partes delicadas, sería conveniente adaptar estas partes a las posibilidaes que nos ofrezca el tipo de piedra con el que estemos trabajando y no querer "forzar" el material, ya que esto nos conducirá a la rotura, fracaso y frustración por no poder realizar el trabajo adecuadamente.

Para comenzar debemos partir de un sillar o sólido capaz con unas dimensiones adecuadas a la forma final a obtener. Realizaremos bocetos a escala real y vistas de alzado y perfil de la pieza con las que posteriormente realizaremos unas plantillas que nos ayuden a perfilar la forma. Trazaremos sobre la piedra lineas que nos delimiten por donde debemos retirar piedra, tallando tiradas alrededor de cada paramento y posteriormente abujardando la parte central. Una vez realizadas las partes rectas procederemos a tallar las curvas, ayudándonos de las plantillas y contraplantillas de manera que retiraremos la pieda hasta que esta se adapte al perfil curvo deseado. El remate lo daremos "matando los cantos" o aristas con el propio cincel o con una lima si la piedra es blanda. También podemos pulir la piedra de manera que resalten granos y fósiles, como el bivalvo que aparece en nuestra piedra, y anñadir algún abrillantador o potea para reforza el brillo.













miércoles, 13 de marzo de 2013

COLUMNA DOBLE (OBLICUA)





Siguiendo el mismo proceso de elaboración de un fuste en piedra vamos a elaborar una columna doble, con la particularidad de que una de las columnas presenta un diámetro menor que la otra y además esta inclinada, oblicua, con respecto a su columna "siamesa".

Después de tener decididas las dimensiones de la pieza realizamos los bocetos previos. Como casi siempre serán de gran utilidad las vistas realizadas en papel a escala 1:1 (planta, alzado y perfil).
Empezaremos marcando la planta de las columnas en la base y techo del sillar o "sólido capaz" inicial. Posteriormente realizaremos la columna vertical, retirando los chaflanes sobrantes que nos definen el círculo de la base de la columna. Una vez hecho esto podremos ir dando la forma circular con ayuda de la plantilla que nos servirá de guía, hasta conseguir la máxima corrección posible. Después realizaremos el mismo proceso con la columna oblicua teniendo especial cuidado en la zona de unión de las dos columnas. 
Como resultado final obtendremos una pieza escultórica o trofeo, si es de pequeñas dimensiones, donde se podrá apreciar la habilidad del auto de la obra.















miércoles, 6 de marzo de 2013

BASA Y CAPITEL MOLDURADO





La MOLDURA es un elemento decorativo utilizado en diversas obras artísticas, generalmente en arquitectura. Consiste en un relieve o saliente de acusado componente longitudinal que conserva idéntico perfil en todo su trazado. Es este perfil o sección transversal el que define y diferencia los múltiples tipos de molduras.


La basa es la parte inferior de la columna, sirve de punto de apoyo al fuste y está compuesta generalmente por molduras.




El capitel (del latín caput, capitis = cabeza) es un elemento arquitectónico que se dispone en el extremo superior de la columna, pilar o pilastra para transmitir a estas piezas estructurales verticales las cargas que recibe del entablamento horizontal o del arco que se apoya en él. Aunque podemos encontrar mucha diversidad de capiteles un modelo básico de capitel sería el constituido por: un astrágalo (un saliente que va alrededor del fuste de la columna en el pie del capitel), un tambor (que es el cuerpo del capitel, con forma reducible a un tronco de cono o pirámide invertido), y un ábaco (un tablero prismático que remata el capitel y que sostiene directamente el arranque del arco o del dintel).






Para realizar cualquiera de estas piezas debemos tener el sillar preparado con las medidas deseadas. Después realizaremos un boceto con el diseño que tengamos  en mente. 




Con el dibujo realizado a escala 1:1 podremos tomar referencias y medidas que trazaremos en el sillar. A partir de estas líneas, rectas y circulares, iremos retirando la piedra sobrante con cuidado de no rebasar las medidas, ayudándonos de escuadra, falsa escuadra y plantillas.


 
 




Así iremos llevando el perfil de la moldura a lo largo de toda la sección circular de nuestra pieza, teniendo diversos entrantes y salientes rectos o curvos.